más información

ES

VA

EN

Hablamos de conceptos como big data, inteligencia artificial o blockchain, que pueden sonar a ciencia ficción, pero que son una herramienta cada vez más implantada en las empresas. Este es el caso de Lucentia Lab, una spin-off nacida en la Universidad de Alicante cuyo objetivo es proporcionar un servicio de asesoría, desarrollo, mantenimiento y formación en proyectos de inteligencia de negocio. Su presidente y fundador, Juan Carlos Trujillo, nos recibe en sus instalaciones, ubicadas en Torre Juana, donde tiene la sede la organización desde que desarrollaron un proyecto para predecir el deterioro del patrimonio cultural a través de la IA.

¿Qué es Lucentia Lab? ¿Podría describir los servicios de la empresa?

Juan Carlos Trujillo: Somos una empresa de base tecnológica y nacimos de las investigaciones realizadas en el grupo Lucentia de la Universidad de Alicante, desde donde decidimos llevarlas al mercado. Todos los servicios que ofrecemos están basados en la innovación tecnológica. En la actualidad, estamos desarrollando aplicaciones vinculadas al big data, blockchain y también inteligencia artificial. Nuestros servicios abarcan todo el proceso, de principio a fin, desde que una empresa nos manifiesta un problema relacionado con los datos, hasta que, al final, el dato se transforma, lo analizamos y ofrecemos un producto final basado en estas tecnologías innovadoras, que son nuestra esencia.

¿De dónde nace la empresa? ¿Cuál es su origen?

Juan Carlos Trujillo: Lucentia Lab nace vinculada a la Universidad de Alicante, en el seno de un grupo de investigación en el que realizábamos estudios punteros. Desde ahí se vio la necesidad de transferir estos conocimientos al mercado, porque existía una demanda de procesamiento y análisis de big data.

Lucentia Lab y Parque Científico de Alicante, ¿qué ha significado PCA para el inicio y el desarrollo de la empresa?

Juan Carlos Trujillo: La vinculación entre ambos en nuestros orígenes ha sido crucial para nosotros, porque para una empresa tecnológica donde se realiza investigación e innovación y tienes el objetivo de transferirla al mercado, la experiencia en el entorno empresarial de un centro como el Parque Científico de Alicante fue esencial en los inicios. Me atrevería a decir que sin el apoyo de PCA no podríamos haber dado el paso que dimos.

¿Qué sinergias se generan en la actualidad entre Lucentia Lab, PCA y la propia Universidad de Alicante?

Juan Carlos Trujillo: Las sinergias que se generan gracias a nuestra vinculación con el Parque Científico de Alicante son diversas. En primer lugar, el pertenecer a un ecosistema innovador, donde la mayoría de las organizaciones que pertenecen son punteras, es fundamental para generar colaboraciones. Otro aspecto fundamental es el acceso a financiación y otro tipo de ayudas desde el inicio de la actividad. Pero además, en tercer lugar, un punto esencial es la visión del PCA de todas las empresas que estamos ahí y que podemos generar sinergias para impulsar proyectos conjuntos.

Lucentia Lab ofrecen servicios para el desarrollo de empresas y aplicaciones de negocio, ¿qué papel juega la inteligencia artificial?

Juan Carlos Trujillo: Juega un papel fundamental en nuestros proyectos, porque hoy en día la inteligencia artificial está aplicándose en sectores en los que antes era impensable. Actualmente se puede aplicar donde se genere un dato y ayudar a cualquier empresa de cualquier sector a predecir, a anticiparse, detectar patrones de comportamiento y permitir a la compañía pronosticar un problema o introducir una mejora. En casi todos los proyectos que desarrollamos, al final, hay una presencia de la inteligencia artificial y esto va a ir a más, porque tenemos los datos, podemos analizarlos y anticiparnos siempre va a ser una ventaja competitiva.

¿Cuál es el perfil más común del cliente de Lucencia Lab?

Juan Carlos Trujillo: Tenemos un perfil bastante variado, desde grandes empresas como Google, GTT o Siemens, pasando por pequeñas empresas regionales y locales. Nuestro know how nos permite ofrecer nuestros servicios a corporaciones de todo tipo y tamaño.

Entonces, ¿sus servicios son asequibles para cualquier empresa?

Juan Carlos Trujillo: Sí, nuestros servicios son asequibles a pequeñas y medianas empresas, porque en Lucentia Lab hemos invertido mucho para desarrollar estos productos y que puedan ser usados por organizaciones de cualquier tamaño. De hecho, hasta un trabajador o trabajadora autónomo podría permitirse volcar sus datos a nuestras plataformas y nosotros adecuamos el procesamiento a sus necesidades, diseñando algoritmos adaptados, y en un tiempo muy corto para que le suponga un retorno de la inversión muy rápido.

En definitiva, nuestros desarrollos no están sujetos a grandes corporaciones con mucho presupuesto. Aunque parece que hablemos de ciencia ficción cuando nos referimos al big data, hoy en día se han abaratado los costes de computación, el know how que tenemos es muy amplio, de modo que no es necesario un tiempo de desarrollo largo para dar una solución personalizada a un cliente con una necesidad concreta y de cualquier tamaño. Las empresas locales de nuestro entorno pueden ofrecer un valor añadido y seguir siendo competitivas gracias a la inteligencia artificial.

¿Cuál es el último proyecto de Lucentia Lab o cuál prefiere destacar por el reto que ha significado?

Juan Carlos Trujillo: Como últimos proyectos destacaría dos por el reto que nos han supuesto. Por un lado, la plataforma Predia, que es predicción basada en inteligencia artificial. Este proyecto se desarrolló con empresas coreanas y tuvimos que trabajar con la interculturalidad para poder ejecutarlo, algo que fue muy enriquecedor. En este caso, el cliente era Siemens, que nos pidió desarrollar una plataforma para el mantenimiento preventivo de las turbinas de gas que tienen una cantidad de sensores, por lo que había que procesar muchos datos y desarrollar algoritmos de inteligencia artificial que permitían un mantenimiento preventivo y anticiparse a roturas de esas turbinas.

El otro proyecto que destacaría por su novedad es la Smart Data Office que hemos desarrollado para Invattur. Este es el primer proyecto en el que se ha aplicado inteligencia artificial a datos turísticos recogidos de distintas fuentes de información, como reservas hoteleras, ocupación, vuelos, datos meteorológicos, etc. para predecir el comportamiento del turista. Se trata de un proyecto que actualmente está funcionando y que las administraciones públicas están utilizando, ya que en una región turística como la nuestra tener este tipo de previsiones es muy importante, de hecho, pensamos que este proyecto se va a escalar a nivel nacional.

¿Qué grado de desarrollo en las empresas de la provincia de Alicante tienen estas herramientas?

Juan Carlos Trujillo: El desarrollo aquí no es tan alto como a nivel internacional. Cuando nació Lucentia Lab, empezamos a trabajar con clientes muy grandes y exigentes como Google o Siemens, esto para nosotros fue todo un reto. Desde este punto de vista, se puede decir que crecimos antes a nivel internacional que a nivel local, pero ahora nos estamos preocupando por dar a conocer estas tecnologías a las empresas de nuestro entorno, porque sabemos que necesitan de procesamiento de big data y de inteligencia artificial para mejorar su gestión y pueden acceder a este tipo de herramientas y de soluciones a un coste asequible, que les puede proporcionar un valor añadido. De hecho, nos hemos marcado como reto este año dar a conocer en Alicante y la Comunidad Valenciana todos estos productos para que puedan incorporarlos como están haciendo otras empresas de fuera de España.

¿Cuál es el nivel en desarrollo de IA, IoT, blockchain, etc. en España con respecto a terceros países?

Juan Carlos Trujillo:  Nos queda mucho camino por recorrer en España. Muchas empresas han desarrollado soluciones y dicen estar en disposición de aplicarlas, pero al final no todo el mundo puede proporcionar las herramientas que supongan un retorno de la inversión al cliente. Informes internacionales apuntan que Europa está por detrás en cuanto a Estados Unidos o China en lo referente al desarrollo de aplicaciones de inteligencia artificial, por lo que tenemos que hacer hincapié en poner los recursos necesarios para que estas tecnologías se sigan desarrollando. Es decir, que pasemos de pruebas de concepto a soluciones reales y que sepamos dar recursos a quien lo necesita, tanto a pequeñas empresas como a grandes corporaciones.

Entradas recientes